Las casualidades

Esta persona se está planteando muchas cosas últimamente y me preguntó qué pensaba de las casualidades. Le di una respuesta rápida, “pero te escribiré un post“, prometí.

Aunque creo que todos tenemos una idea al respecto, ¿qué es exactamente una casualidad?

Entre la RAE y en la wiki me quedo con que es el hecho de que coincidan varias circunstancias simultáneamente, sin que las unas sean causa de las otras. Imagino, además, que si me lo estaba preguntando, es por esa sensación de asombro que nos dejan. Esa intuición que solemos tener de que, aquello que parece casualidad, en realidad ocurre por algún motivo velado.

Así que, por partes:

1) Las casualidades existen. Constantemente. ¿Sucesos coincidentes en el tiempo que no estén relacionados por causalidad? Pues lo más normal del mundo, ¿no?

De hecho, como dice la Ley de Littlewood:

Una persona puede experimentar un milagro a razón de uno por mes“.

Es más, según la perspectiva que le demos, Littlewood se queda muy corto. Por ejemplo, en Harvard calcularon las probabilidades de que tú existas tal y como existes y se encontraron que:

8GYhJbm

Exacto.

Se encontraron que la probabilidad es prácticamente nula.

2) Por lo tanto, son tan frecuentes, que podríamos perfectamente decir que las casualidades no significan absolutamente nada. Comparado con las probabilidades de ahí arriba, eso de que se te cayera la carpeta al suelo en el metro y que el chico tan guapo que se agachara a recoger los papeles coincidiera contigo en la fiesta de tu amiga es… irrelevante.

3) Sin embargo, vivimos en una cultura fascinada por los “pensamientos mágicos que nos hacen sentir tan especiales y únicos. Esas serendipias* (palabra que, estaremos de acuerdo, mola mucho más que casualidad) que nos maravillan mientras demuestran esa pantomima del universo conspirando a favor de uno**.

4)  Y si no ocurre, claro, es “porque no debía ser así“. Tan fantástica es nuestra mente volteando tortillas cuando la realidad se resiste a nuestra voluntad de trascendencia. Es mucho más reconfortante que pensar que al cosmos le importamos un carajo.

large_4605548723

5) Lo sensato, sin embargo, es aceptar que no se trata más que de sesgos cognitivos. Mecanismos de nuestra mente, tan centrada en sí misma, que se encarga de poner los recursos necesarios en que las cosas sean, o hayan sido, como deseábamos que fuesen.

Por mi parte, no tengo dudas en abrazar el principio de mediocridad de P. Z. Meyers, del que ya hablé en alguna ocasión.

“La mayoría de las cosas que suceden en el mundo son simples consecuencias de las leyes naturales, leyes de carácter universal, puesto que rigen en todas partes y atañen a la totalidad de lo existente, sin que haya excepciones especiales ni amplificaciones que redunden en su beneficio personal (y siendo además la diversidad un producto de la intervención del azar). Todo cuanto usted, como ser humano, considera investido de una importancia cósmica, es un accidente”.

6) Pero ojo. Porque, aunque las casualidades sean sólo cuentos que nos contamos, también pueden ser muy importantes. Considero que sí merece la pena prestar atención a por qué, precisamente, una casualidad en concreto nos resulta “llena de significado”. El foco que le ponemos a unos fenómenos en lugar de a otros ¿qué está diciendo nosotros mismos, de nuestros sesgos, de nuestras necesidades a la hora de construir una narrativa y un sentido?

Parafraseando una frase muy sabia que, en su día, me salió muy caro recibir:

Piensa lo que tu manera de contarte la historia está diciendo de ti“.

Ahí sí que puede haber cosas interesantes que aprender.

large__9474393726

Te recogió los papeles en el metro. Fuiste capaz de reconocerle, tiempo después, en otro entorno bien distinto.

Yo no digo nada, pero piensa si lo que quieres es acercarte a saludar.

O quizá, simplemente, tu decisión sea quedarte esperando al milagro

********

* Por cierto, que yo tuve una bonita “serendipia literaria”.

** Jung, y algunos otros, hicieron todo un cuerpo teórico de estas cosas. “Sincronicidad“, lo llamaron.

La mejor sección del blog: ¡Los comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s