Curso de Verano (Fin) – Conclusiones personales

Después de los cuatro días tan intensos de la semana pasada, después de escuchar a tanta gente que tenía tanto que decir, después de tener la suerte de poder compartir una cena -a veces también una copa- con los diferentes ponentes me quedé con mucha información que masticar.

photo credit: <a href="http://www.flickr.com/photos/idlphoto/7119323081/">idlphoto</a> via <a href="http://photopin.com">photopin</a> <a href="http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/2.0/">cc</a>

Pensé que lo suyo era hacer balance y ver qué cosas he aprendido nuevas, distintas o en más profundidad. Las que pongo en negrita son mis conclusiones generales. Todas son personales, en cualquier caso.

Del primer día, de las experiencias de los tres “casos de éxito” me quedo con que:

  • No se puede vivir de un blog. Ni siquiera de un libro que es un éxito editorial. Sin embargo, una página de creación personal puede darte la relevancia suficiente como para darte a conocer y poner en marcha otros proyectos.
  • De la animación, por lo visto, Niko puede. ¿Tal vez porque se trate de un contenido mucho más especializado? (Hay muchos menos animadores que escritores).
  • El éxito llega cuando conectas con la gente y viralizan tu contenido. Todos ellos identifican muy claramente cuales fueron los hitos que los lanzaron y los atribuyen más a la suerte que a la estrategia. Sin embargo, coinciden en que para saber mantener el interés de los seguidores hay que esforzarse en la calidad, porque es la gente la que te impulsa.  Tu contenido deja de ser tuyo, para ser de quien lo lee y comparte (…o te insulta).
  • Sin embargo, el hecho de ganar relevancia todos coinciden en que hay ciertas cosas que ya no se permiten hacer. La espontaneidad inicial se va perdiendo. En algunos casos, puede incluso tener implicaciones en la vida personal de cada uno.
  • Los tres tienen claro que su contenido lo crean para que sea compartido libremente. Sin embargo, cuesta explicar a las grandes estructuras de difusión de información (en crisis desde hace tiempo) por qué la gente está dispuesta a pagar por algo que está gratis en internet.
  • Todo esto encaja a la perfección con el análisis del fenómeno por parte de Juan Boronat y Sonia Díez el cuarto día.

De la charla de Ana Cortaire el segundo día, a pesar de que su intención era más didactica que reflexiva, también me llevo unas cuantas cosas. Sobre todo que:

  • Muchos de los asistentes eran personas de edad avanzada que, a priori, no sentían como suyo el fenómeno. De hecho, en los turnos de preguntas alguno llegó a declarar que el tren ya lo había perdido y que no le importaba.
  • Sin embargo, hubo un altísimo nivel de interés y muchas felicitaciones a Ana Cortaire (la ponente) por haber sabido trasladarles un dibujo sencillo pero completo de qué es lo que se está moviendo en las nuevas tecnologías. Da la sensación de que nadie se había sentado nunca con los miembros de más edad de la audiencia a explicarles cómo hacer uso de esas herramientas, ayudarles a sacarles partido y enseñarles qué les pueden aportar.
  • Me hace plantearme, ¿la falta de interés es por las dos partes? ¿O las personas de la tercera edad estarían dispuestas a aprender si se les enseñara?
  • Quienes tienen conocimiento en estos temas deberían plantearse muy en serio si educar a las personas mayores de su entorno. Puede ser, incluso, una responsabilidad que nuestra generación está desatendiendo.

photo credit: <a href="http://www.flickr.com/photos/idlphoto/4144626054/">idlphoto</a> via <a href="http://photopin.com">photopin</a> <a href="http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/2.0/">cc</a>

El tercer día fue muy denso en información. Quienes seguimos a Dolors Reig ya conocíamos muchos de sus puntos de vista, pero en lo que respecta a la creatividad hay unos puntos que merece la pena destacar:

  • La actitud 2.0 es la que nos están induciendo las nuevas teconologías. Más honestidad, más transparencia, más participación por parte de la gente… Es algo fundamental para figuras públicas y, por lo tanto, también para los creadores.
  • No existe tanto una brecha digital, como una brecha de aprendizaje. No es cuestión de edad, sino que hay que aprender constantemente.
  • Dolors no cree que haya verdaderos déficits de atención, sino que nuestros cerebros se están todavía adaptando a los ritmos de las nuevas tecnologías.
  • Internet es un espacio en el que es complicadísimo aislarse. Hoy en día, se pertenece a múltiples comunidades, aunque la fidelidad a las mismas no sea tan intensa como lo ha sido tradicionalmente. En cierto modo, se está volviendo a un modelo más parecido al de las “plazas del pueblo” donde la reputación se gana y se pierde de una manera mucho más abierta y bidireccional.
  • Por todo ello es un lugar ideal para gestionar los egos de la gente con lo que resulta más fácil sacar a la luz su talento. Los  seres humanos, que somos cooperadores por naturaleza, nos sentimos mejor aportando a los demás. Y las herramientas de las que disponemos ahora nos permiten satisfacer las necesidades que se encuentran en las zonas superiores de la pirámide de Maslow.
  • Las actividades más “creativas” son precisamente aquellas que aportan el nivel más alto, el de la autorrealización.

El cuarto día, en cierto modo, resulto una revisión menos personal y más técnica, menos anecdótica y más teórica de lo que se comentó el primero. Una explicación de por qué las cosas ocurren como ocurren a pesar de contar con un ejemplo y una experiencia también muy reales. De las palabras de Juan Boronat y Sonia Díez me quedo con las siguientes conclusiones:

  • El contenido, cuando es creativo, cuando es honesto, cuando es propio, cuando está bien referenciado, cuando se actualiza con frecuencia obtiene por sí mismo la reputación. El contenido, cuando es bueno, se indexa por su propia naturaleza.
  • La creatividad es la gasolina que mueve internet. Las técnicas de SEO y posicionamiento son las señales que indican donde está esa gasolina, esa creatividad. Invertir demasiado esfuerzo en señalizar la gasolinera, sin cuidar el contenido, es perder el tiempo. Si no hay valor, el SEO no vale.
  • Lo importante es la reputación que se tiene. La reputación se consigue manteniendo una identidad, manteniendo valores, creando, compartiendo conocimiento -todo el mundo llega a google con una pregunta- dando ritmo a tus publicaciones, provocando expectación. Al finar lo importante es SER (en referencia a Search Engine Reputation …pero está claro que Juan lo decía con un doble sentido).
  • Sobre todo: la reputación no la creas, la obtienes. Es tu público, la gente que te lee, la que te lleva en volandas. Son ellos quienes te empujan.
  • Los seguidores son importantes, pero no es una cuestión de número, sino del grado de fidelidad que establecen contigo. De que te lean porque de verdad les interesa lo que digas.
  • Tener seguidores, por cierto, tiene un coste.  Porque exigen atención, exigen que se les escuche y se converse con ellos. Te pueden perdonar que te equivoques, pero no te perdonan que no les tengas en cuenta, que no converses con ellos.
  • En cuanto al contenido, hay que tener muy en cuenta que está fuertemente vinculado a ti, a tu personalidad, a tu identidad. Y no existe -o no merece la pena intentarlo- una identidad digital diferenciada de la identidad real. Sólo existe nuestra identidad. Somos lo que somos y tenemos que mostrarnos de esa manera en el mundo virtual.
  • No es necesario utilizar las redes sociales estrictamente para lo que nos dicen que sirven. Pero sí que debemos conocer las que existen para utilizar aquellas que mejor se adaptan a lo que queremos hacer con ellas.
  • Las estadísticas, la analítica, las mediciones… todo ello puede ser muy interesante, pero un creador no debería obsesionarse con ello. No es necesario medir por el mero hecho de medir (si no es por no medir, pero medir pa ná, es tonntería). Cuando sí es interesante medir, es cuando tengamos una buena pregunta que hacernos. En ese momento, los técnicos estarán ahí y tendrán un montón de herramientas que podremos usar para responderla.
  • Y, sobre todo, tened en cuenta que internet necesita desesperadamente creadores. Curadores de contenidos, difusores, comentaristas… hay muchísimos. Pero menos del 2% del material es nuevo, es creativo. Si quieres construirte una reputación, empieza por ahí.

Muchas cosas he aprendido, la verdad. Y, por lo que he podido comprobar, algunos blogueros se han animado a escribir más y mejor gracias a ello.

Eso era exactamente lo que queríamos conseguir con este curso.

Qué bien, ¿no?

****

Notas:

Se han actualizado los materiales de referencia. Ahora se oye bien el vídeo del primer día y se ha subido la presentación del cuarto. Ha quedado mejor todo.

Por cierto, mil gracias a los tuiteros que escribieron bajo el hashtag #AteneoNav. Me han facilitado mucho la escritura de esta entrada con sus “selecciones”.

La mejor sección del blog: ¡Los comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s