Vikramāditya y el Vetal – Segundo relato

Cuando el demonio termina su primer relato, el rey Vikram reflexiona y pronto llega a una conclusión. El hombre que encontró el modo de resucitarla, se comportó con ella como un padre, que le da la vida. El que cargo con los huesos, actuó como un hijo que guarda el recuerdo pero sigue con su vida. Sólo el que se sentó sobre sus cenizas se comportó de manera fiel a ella, como un esposo. Él es quien más merece casarse con ella.

El vetal profiere entonces una sonora carcajada y vuela de entre los brazos de Vikram hasta el árbol del ahorcado.

El rey aprieta los dientes y se dirige a lo alto de la colina, dispuesto a recomenzar su tarea.

Eres un hombre paciente, le sonríe el vetal una vez lo ha cargado en su hombro. Pero la noche es larga aún. Déjame que te entretenga contándote una segunda historia.

http://www.flickr.com/photos/victius/4549419838/

Hace mucho tiempo, un poderoso ladrón, líder de una banda de malhechores  tenía asolada la región con sus robos y nadie parecía ser capaz de arrestarle. Finalmente, el propio Rey en persona se decidió a encontrar su escondite y capturarlo.

En primer lugar, se hizo pasar por ladrón para así formar parte de los círculos de los bandidos. Cuando por fin se encontró con el líder, se ganó su confianza -colaborando con él en el robo de diferentes casas- hasta el punto de que éste le invitó a cenar y dormir en su guarida.

Cuando estaba ya a punto de acostarse, un criado le advirtió de que el líder de los bandidos le había reconocido y que planeaba asesinarle durante la noche. El rey escapó por la ventana, corrió a su palacio, donde reunió a sus tropas y capturó al ladrón.

Tras un rápido juicio, lo condenó a muerte.

El día que el ladrón se dirigía hacia la horca, una doncella le vio e, inmediatamente, se enamoró de él. Ésta se abalanzo sobre el rey y, desesperadamente, le suplicó clemencia. Pero éste, inflexible, se la negó. Ante lo cual la joven amenazó con quitarse ella misma la vida si el ladrón era ahorcado.

Al oír esto último, el criminal lloró primero, pero después rió. 

Así pues, ¿por qué lloró y por qué rió el bandido?

.
.

.

(Serie de relatos completa)

Anuncios

13 comentarios en “Vikramāditya y el Vetal – Segundo relato

  1. Lloró porque pensó que moriría tanto él como la doncella. rió porque se dio cuenta que era la hija del rey y vivirían los dos.
    (Lo hemos leído y hecho en clase esta mañana con dos alumnos: Natasha y Sebás )

  2. uuufff…. ¿cada vez más difícil?
    Porque era bipolar… lloró de emoción y se rió, porque si el Rey hacía justicia, la que se quitaría la vida era su propia hija.
    A ver si suena la flauta.

La mejor sección del blog: ¡Los comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s