Un talento de uno entre un millón

Esto es extrapolable a cualquier otro talento, pero yo sigo con mis cosas musicales.

Estoy pensando en esa gente que canta por la radio, los más memorables participantes en esos programas de prospección de talentos, algunos vídeos que se viralizan en youtube (tengan o no el apoyo de los estudios de forma encubierta)… Algunos de ellos sí, joder, algunos son muy sobraos. Y normalmente se considera injusto que no triunfen y una irresponsabilidad por parte de la industria haberlos desestimado (sobre todo si es por atractivo físico). Porque es indiscutible: hay por ahí, conduciendo autobuses y sirviendo copas, gente con enormes cualidades. Voces verdaderamente privilegiadas.

Concedido esto, hagamos cuentas.

Uno entre un millón me parece algo excesivo. Pero supongamos que son casos de uno entre diez mil. Uno entre cien mil, si me apuras. Eso significa que en mi ciudad, capital de provincias, hay dos o tres. Que en mi país, hay 400. En Europa, 4000 y en el mundo, nada menos que 70.000. Sí. Setenta mil. Así que me da igual que llevemos el caso a uno entre un millón. Seguiríamos hablando de 7.000 personas con esa “superdotación” en todo el mundo.

Pero por mucha capacidad que tengan… ¿Alguien realmente es capaz de reconocer a 7.000 cantantes? ¿Y a 7.000 escritores? ¿Y a 7000 deportistas de cualquier deporte*, aunque sean de equipo, y tan populares como el fútbol**?

Por lo tanto para triunfar de verdad en algo, para convertirse en alguien reconocido, relevante, que hace una aportación valiosa, una superdotación -incluso la de uno entre un millón- no es suficiente. Probablemente, ni siquiera es necesaria.

Hablando de la música popular -de ser un frontman– en la mayoría de los casos, es necesaria combinar esa voz con la sensibilidad, con el trabajo que lleva al dominio de la técnica, con saber relacionarse, tener actitud, alimentar a los medios, con cantar los temas adecuados y, en definitiva, transmitir. Comunicar con tu público.

Ése tipo de cosas son las que convierten a los cantantes en estrellas y algunas estrellas en mitos.

¿Y cuáles son esas capacidades más básicas? Yo tengo mi teoría. Pero mejor lo cuento en un par de días.

Mientras tanto, y hablando de voces únicas, dejémonos de medias tintas…

*********************

* Por ejempo, el tenis resulta interesante porque es individual, está muy extendido en casi todo el mundo, y no es tan minoritario y exclusivo como otros (…golf, automovilismo, regatas). En los ránkings mundiales de tenis de la ATP y WTA podemos estar hablando de unas 3500-4000 personas (entre singles y dobles, masculino y femenino). Casi todos ellos, por supuesto, desconocidos para el gran público.

** Respecto al fútbol, por cierto, salen cosas curiosas. En España, hay unos 500 futbolistas de primera división, algo que parece muy cercano al “uno entre un millón”. Sin embargo, estamos hablando sólo de hombres, en una franja de edad muy concreta. Con esas características, ahora mismo, hay del orden de 4.000.000 de habitantes en España. Así que los números, realmente, son más parecidos a uno de cada cien mil que a uno de cada millón… Por otra parte, hay que tener en cuenta que del extranjero vienen más (unos 200) de los que se van (ahora mismo 162).

7 comentarios en “Un talento de uno entre un millón

  1. Me pareces muy generoso en tu apreciación de la gente que triunfa en el tenis: en ATP más allá del 100 no es que sean muy reconocidos, y en WTA más allá de la 25. En dobles, pasando de la pareja 10ª, nada que hacer.

    1. Debes de ser un tipo que controla de tenis si conoces a todos esos, Ricardo. ;)

      No lo he puesto porque no quería salirme demasiado del tema. Pero es una reflexión que he hecho hablando con amigos algunas veces: ¿cuánta gente más o menos “vive” del tenis o cualquier otro deporte? (supongo que no todos esos) ¿Y de la arquitectura? ¿Y de la fontanería?

      ¿Cuanto gana el mejor tenista del mundo? ¿Y arquitecto? ¿Y fontanero? ¿Y durante cuantos años puede dedicarse a ello?

      1. Del tenis viven bien más o menos los que te indico, creo; más bien menos que más. En todo caso, siguiendo la línea de tu (estupendo) artículo, no son muchas las personas que son excelentes en su campo. La mayoría somos del montón. Son muy pocos los que atesoran verdadero talento, los que marcan la diferencia. De entre ellos, sólo una parte consigue un reconocimiento (a veces en su campo, a veces público). Luego están los que triunfan sin realmente tener talento; y hay unos cuantos, también, pero esa es otra historia.

    1. Jejeje… Lo siento, no estoy cualificado para hablar de semejante criatura.

      Pero basta escucharle cuatro temas para darse cuenta de que está a otro nivel. No es que sea una voz entre un millón, es que es algo único y punto.

      Eso sí, documentándome para los posts que van a seguir a este, llegué a la famosa lista de la Rolling Stone sobre los “100 greatest vocalists”:
      http://listology.com/blindsider/list/rolling-stone-100-greatest-vocalists

      ¿Y sabes en qué puesto está?

      ¡EN NINGUNO! ¡NO SALE!

      Me chiné tanto que decidí, de alguna manera, “dedicarle” este post. ;)

La mejor sección del blog: ¡Los comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s