La inteligencia está sobrevalorada

¿Cómo que por qué?

Pues porque la inteligencia:

  • No te hace infalible.
  • No te hace más feliz.
  • No te libra de ser un gilipollas.

Lo sé, lo sé. La mera cuestión de definir qué es la inteligencia ya da para un debate infinito. Me refería a lo que se suele considerar habitualmente en el lenguaje del común de los mortales. Es decir, todo aquello de la capacidad para “entender y comprender” o para “resolver problemas nuevos”. Otro de esos conceptos difíciles de describir pero fáciles de reconocer, aunque sea de manera un tanto subjetiva. Algo así como la belleza, la otra gran sobrevalorada de entre las virtudes humanas.

El caso es que en demasiadas ocasiones percibo que se le concede valía a una persona y, por extensión, a todas sus opiniones y acciones, porque “es muy inteligente”. Y tal vez lo sea. Pero a menudo se me queda una sensación de “pues para ser tan listo, qué mal se lo monta”. Como algunas actitudes, muy penosas, que vienen de ciertas personas del club de los que han salido muy listos en sus propios tests.  (Véase este interesantísimo compendio de victimismo ególatra).

Hace un tiempo leí un libro al respecto. Es de Jose Antonio Marina y se llama “La inteligencia fracasada” (no enlazo el libro por si las moscas, pero dejad el puntero quieto encima de esto). No tengo la menor idea cómo de bien considerado está Marina entre la élite cultural. Tal vez no mucho. Reconozco que se puede no compartir sus ideas y que tiene un punto moralinas. Pero, a mí, siempre me ha parecido un extraordinario profesor de instituto.  Y digo esto con el mayor respeto. Creo que el hombre es capaz de coger un tema complejo y tratar de hacerlo accesible a cualquiera con un nivel cultural medio. Lo cual tiene mucho mérito.

Como se suele hacer, el libro empieza con un caso llamativo del problema:

“La historía perturbó las ambientes jurídicos de Estados Unidos. Sol Wachter el principal juez del estado de Nueva York y del Tribunal de Apelación, muy respetado por sus dictámenes y sentencias sobre la libertad de expresión, los derechos civiles y la defensa de la eutanasia, fue declarado culpable de un grave delito y encarcelado en una prisión federal. Su amante le había abandonado y el juez Wachter se pasó trece meses escribiéndole cartas obscenas, haciendo llamadas lascivas y amenazándola con secuestrar a su hija. Nos encontramos ante un ejemplo de paradoja humana. Una persona muy inteligente malogra su vida por un comportamiento muy estúpido”.

Y un poco más tarde establece el criterio de búsqueda:

“Para no perdernos, y porque la ciencia es parsimoniosa, comenzaré con algunas precisiones conceptuales. En primer lugar diré lo que entiendo por inteligencia:
Llamo inteligencia a la capacidad de un sujeto para dirigir su comportamiento, utilizando la información captada, aprendida, elaborada y producida por él mismo.
Puede, pues, fallar porque no dirija, porque no capte, porque no aprenda, o porque no sepa utilizar lo que aprende.”

El resto del libro es un análisis sobre cómo puede la inteligencia equivocarse en lo que él considera el objetivo último de vivir. Que, en occidente, hoy por hoy, no es otro que el de la búsqueda de la felicidad.

No voy a desarrollarlo mucho mas, ya hay referencias. A lo sumo, otro día, pondré un fragmento que me parece muy interesante acerca de las sociedades inteligentes y estúpidas. Pero supongo que, en realidad, de lo que habla Marina es de, partiendo de la inteligencia y del conocimiento, intentar encontrar algo que creo que no tiene tanto que ver, como es la sabiduría.

Pero la sabiduría , ay…  ¿a quién le preocupa ese concepto tan viejo?

8 comentarios en “La inteligencia está sobrevalorada

  1. El tema de los superdotados es muy interesante. En Outliers hay un cap’itulo entero. La tesis de Gladwell es que hay magnitudes cuyo valor es lineal en un rango, pero no por encima o por debajo de un determinado valor. Un ejemplo es la inteligencia y otro la altura de los jugadores de baloncesto (profesionales) : por debajo de un nivel no juegas, en un determinado rango eres mejor cuanto m’as alto, pero a partir de 2m o asi, ya da igual, son otras caracteristicas las que importan. Respecto a la inteligencia presenta datos de correlaci’on entre CI y “exito en la vida” m’as o menos lineal para CIs entre 90 y 110, pero para mas de 140 la correlaci’on es cero, o incluso negativa

    1. Podría ser lo que dices, sí.

      Tal vez, en el caso de la inteligencia de esta (de la de CI) se trate de una de esas paradojas de “órgano y función” que dice Rafael Sánchez Ferlosio:
      ” órgano y función: un quid pro quo en que el órgano, hipertrofiándose al margen y más allá de las demandas funcionales, se pondría a solicitar gratuitamente funciones en que ejercer el excedente de su capacidad. No creo muy atrevido interpretar así la denuncia por parte de Burckhardt de la potencia como fuente del mal en la historia: esto es, que, según el quid pro quo del “funcionalismo”, la potencia en sí misma es capaz de engendrar prepotencia. ”

      (Desde: http://www.elpais.com/articulo/opinion/IRAK/ESTADOS_UNIDOS/GOLFO_PERSICO/ESPANA/IRAK/KUWAIT/CONFLICTO_BELICO_DEL_GOLFO_PERSICO_/1990-_______/Mirage/Mirage/elpepiopi/19910211elpepiopi_5/Tes)

      O, dicho más sencillamente en la Ley de Murphy: “Cuando tienes un martillo en la mano, todo lo que ves te parece un clavo”. Si eres muy muy inteligente, probablemente intentas resolver con ese recurso problemas que no se resuelven mediante mera inteligencia.

      …lo que te decía. La inteligencia está sobrevalorada. ;)

  2. si es que la vida está para vivirla… no para entenderla…

    aisshh, nostalgia… cuánto hacía que no pasaba por aquí… me emociono de volver… :’)

  3. Lo siento pero yo creo que no está tan valorada… Creo que sirve para todo, no digo que solucione todo pero, desde luego, ayuda, en todas las facetas de la vida, incluso para las relacionadas con la felicidad. Ojalá se valorase más, mejor nos iría. Porque un recurso tan útil se empieza a perder cuando no se valora.
    Y me da una rabia…
    (Me ha encantado lo de el “club de los que han salido muy listos en sus propios tests”, ja ja ja)

    1. Quizás estarías de acuerdo si añado una precisión más: “la inteligencia bruta está sobrevalorada”. Con eso me refiero a esas capacidades cognitivas que miden los tests y que desatienden tantas otras.

      Y si no… pues igual no estamos de acuerdo, y tampoco sería algo malo. ¿O qué?

      Por cierto, me ha gustado llegar a eso de “inteligencia bruta”. jejeje

      ¡Un abrazo!

La mejor sección del blog: ¡Los comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s