Génesis

6. Mas el jardín se ahogaba
en nuestros mutuos
silencios resonantes
-miedo resignación
———– miedo bloqueo-.

Y acudieron serpientes.

Pero no fuiste engañada.
Ni me forzaste a comer.

Pues para entonces yo
ya tenía
en las manos
secreto
——– intacto
el fruto negado.

Y aceptamos de comer
——– ambos de él.

La mejor sección del blog: ¡Los comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s