Génesis

2. Pasó el día primero,
día segundo.
Pasó el día tercero,
día quinto.
Pasó el día séptimo,
día trigésimo.

Pasó el día nonagésimo.

Y tu aliento aún se cernía
sobre la faz de mis aguas.

Implacable esperadora
de ficciones posibles.

Francotiradora insomne,
—— cafeinómana.

Ajena a mi orgullo yermo
a esta engalanada servidumbre.

Sustentada en tu certeza
sin sombras.

Espejo en que se mira
la convicción
——- el sinremedio.

Agrietaste las excusas.

Eclosionó la luz.

Día centésimo.

La mejor sección del blog: ¡Los comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s