La partida (I): Las reglas y el tablero

Fiel a mi costumbre de hablar de lo que no sé, he pensado que igual tocaba hacer un post de política. Comentar la actualidad no es nunca mi objetivo en este blog, pero creo que dando unos cuantos pasos atrás, buscando perspectiva, tal vez pueda aportar algo. O tal vez, no.

Concretamente, de lo que quiero hablar, es de qué creo que han ocurrido las cosas para que la tostada se esté repartiendo como parece que se está repartiendo.

Porque tenemos todos claro que la próxima presidenta de España va a ser Soraya, ¿no?[1]

Pero vaya, al lío. Vamos por pasos. Van a ser dos entradas. Esta, más genérica, y la siguiente, más concreta.

Las reglas del juego

Ya se ha hablado mucho de ello, pero creo que no está de más recordar las implicaciones más criticadas y de la actual ley electoral:

  • Por un lado, el hecho de que exista una circunscripción por cada provincia, hace que en la mayoría de los territorios del estado haya muy pocas opciones de votar “útil”. En muchas regiones hace falta concentrar casi un 10% de los votos para tener representación. Poca gente se la juega a eso.
  • El sistema d’Hont, que hace que el reparto de los de escaños se aglutine para los más mayoritarios. Es un sistema que tiene su razón de ser, pero provoca curiosos efectos en la repartición de los escaños y que resulta bastante anti-intuitivo para el ciudadano medio. Por ejemplo, que se puedan obtener mayorías absolutas con el 36% de los votos (como límite teórico).

¿Vemos qué consecuencias ha tenido esto? Pues aquí os pongo una tabla con los resultados (muy redondeados, por clarificar la lectura) de las últimas cuatro generales (el número de votos está en millones):

2015-12-13_105544

Ocurre que los partidos mayoritarios, PP y PSOE, siempre con entre un 30% y un 45% de los votos, siempre están muy por encima de los 100 diputados (hasta los 186 del PP en esta legislatura). Mientras que otros, con el voto muy disperso, como IU con entre el 4% y el 7% se ha quedado con un máximo de 8 diputados. Son muy pocas las provincias en la que IU realmente puede competir.

Sin embargo, partidos que concentran mucho el voto nacionalista o regionalista, como CiU o PNV se pueden encontrar con hasta 16 diputados con algo mas del 4% de los votos.

Así que después de 10 legislaturas en esta democracia, ¿a qué fuimos tendiendo de forma natural? Pues al bipartidismo, ya lo sabíamos. La búsqueda del voto útil fue agregando progresivamente la mayoría de los votos de la mayoría de regiones en los dos grandes partidos. Únicamente las provincias con alternativas locales fuertes han tenido una representatividad.

Luego habrá quien se lleve las manos a la cabeza con el  “¡España se rompe!”. Algo que, con esta ley electoral, simplemente tiene que pasar.

Pero ésa es otra historia y deberá ser contada en otra ocasión.

Alternativas a estos sistemas hay muchas, lo que falta, evidentemente, es voluntad política para cambiar la ley electoral. Al fin y al cabo, los únicos que podrían hacerlo son los más beneficiados por su funcionamiento. No caerá esa breva…

el TABLERO

Pero, paralelamente a ello, se fue dando otro fenómeno. Que es el acercamiento mutuo de los dos grandes a las posiciones de centro hasta hacer que, en muchos sentidos y para muchos ciudadanos, existía la sensación de que los dos partidos mayoritarios eran cada vez más indistinguibles.

Esto tiene una explicación curiosa basada en la Ley de Hotelling. Está explicado con más detalle en muchos lugares, como ésta de Abel Fernández en Sintentia, pero intentaré resumirlo mucho.

Imaginad que un vendedor de helados quiere poner su carrito en un playa que es como una línea recta. ¿Qué lugar escogería? Lo más lógico, si no hay más condiciones, sería colocarse en el centro. En esa posición, la mayoría de los clientes estarían a una distancia variable, pero nunca mayor que 1/2 de la longitud de la playa. [2]

maxresdefault0

Muy bien, ahora imaginad que en lugar de un vendedor hay dos. A primera vista, lo más lógico sería que uno de ellos se situara en la posición de 1/4 de la distancia y el segundo se pusiera en la de 3/4. Sobre el papel, esto beneficiaría a los bañistas porque cada uno podría escoger el puesto de helados más cercano que pasaría a ser, como máximo, de 1/4 de la longitud de la playa.

maxres1

Pero claro, resulta que el vendedor del carrito de la derecha se da cuenta de que, si se mueve unos metros hacia el centro, él no va a perder a sus clientes de la derecha, pero le quitará algunos de los que están yendo ahora mismo al carrito de la izquierda.

2015-12-13_122244

El dueño del carrito de la izquierda, que tampoco es tonto, ve la jugada y decide acercarse él también al centro, para recuperar el terreno perdido.

2015-12-13_122329

¿Al final qué acaba ocurriendo? Pues que la playa se acaba quedando con dos carritos en el centro que, como se les ocurra moverse, perderán clientes. Los pobres bañistas, sin embargo, no habrán ganado nada con tener dos opciones en lugar de una.

El modelo es muy simple, sí. Unidimensional, sí (aunque la ley de hotelling funciona del mismo modo con más dimensiones). Pero creo que muy representativo de los pasos que se han dado desde el bipartidismo hasta el indistinguibilismo (¡toma palabro! :D ).

Es decir, de ahí han salido los John Jackson contra Jack Johnson:

Nada que no existiera aquí hace ya 100 años

*************

[1] Porque quien sea que tenga que pactar con el PP (¿Ciudadanos, PNV…? ¿Una combinación de varios de ellos?) tendrán que ponerse duros y decir que quieren a alguien que no salga en los papeles de Bárcenas, ¿o qué?

[2] Las imágenes las he tomado de este vídeo de Myndyourdecisions.

5 comentarios en “La partida (I): Las reglas y el tablero

  1. El modelo de Hotelling (me niego a llamarlo “ley”) es muy útil pero presenta varios problemas. Por ejemplo: ¿qué pasa si hay más de dos vendedores de helados?. Pero sobre todo el problema está con que el resultado depende de la topología del espacio en cuestión, en este caso un segmento. Hay modelos que extienden el modelo de Hotelling a otros espacios, como el modelo de Salop que lo extiende a una circunferencia o los hay en el plano o como en uno de mis conatos de tesis doctoral en la que llevaba un modelo similar a una esfera (superficie bidimensional pero topológicamente distinta del plano) y donde las conclusiones (sin publicar, claro, esto sólo lo sé yo :) ) son completamente opuestas.

    Resumiendo un poco, creo que las propuestas electorales difícilmente podemos alinearlas en un único eje e incluso en el hipotético caso de que se hiciera nada impide que aparezcan más actores destrozando el equilibrio de Hotelling. Sin embargo sí que hay algo en el modelo de Hotelling que no tienes en cuenta y que sí vale la pena: ¿qué pasa con el precio de los helados si hay un sólo carrito o si hay dos?. Y el problema es muy interesante porque depende de si los vendedores de helados compiten o colaboran… y en en el caso de que hagan esto último… ¿por qué no pactan también su ubicación?.

  2. Muy interesantes los dos artículos de la serie. Lo de las circunscripciones es un choteo.

    No conocía la ley de Hotelling, pero a mí me da la impresión de que si aplica a España es por cómo eligen los partidos a sus candidatos. En EEUU, por ejemplo, los partidos celebran primarias entre varios candidatos que deben ganar votos entre los partidarios de su ideología. Así (lo estamos viendo con Trump) sus programas se alejan bastante del centro. Pero claro, como la mayor cantidad de votos se acumula en torno al centro, cuando el candidato elegido por los afiliados al partido se postula para presidente no le queda otro remedio que suavizar el tono y alejarse de las propuestas iniciales con las que ganó las primarias. El resultado es que pierde el apoyo de una parte de sus votantes originales, quienes piensan que ha traicionado a sus ideas (algo parecido ha pasado en España con Podemos).

La mejor sección del blog: ¡Los comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s