Vikramāditya y el Vetal – Final …o no

Cuando el demonio termina su último relato, el rey Vikram reflexiona y reflexiona. Está absolutamente confundido y no es capaz de llegar a ninguna conclusión, por lo que nada dice.

Eres sensato por permanecer en silencio, le dice el vetal. Y valiente por venir hasta aquí a buscarme. Y perseverante por insistir en llevarme a pesar de todo.  El vetal vuela entonces hasta ponerse frente a frente con Vikram y, con una inclinación, le reconoce. Yo te saludo. 

He de decir también que he disfrutado mucho de este tiempo que hemos pasado juntos, así que te revelaré un terrible secreto. Ese hombre que te ha pedido ayuda, no es ningún sabio. Es un oscuro nigromante que planea matarte para ofrecerte en sacrificio junto con el cadáver que transportas. Con ello, obtendrá poder sobre todos los espíritus.

Pero existe una forma simple de deshacer sus planes, si todavía te queda valor. Vikram asiente y el vetal, sonriendo, le abre a la profundidad de sus ojos verdes y opacos.

Ya puedes partir, le dice, a ver qué te depara tu destino.

El rey carga con el cadáver del bandido hasta el altar de los sacrificios del anciano nigromante.

Sin duda eres el hombre más valiente que jamás haya existido, le dice el viejo. Por favor, deposita el cadáver sobre el altar, y póstrate ante él como señal de reverencia.

Vikram sabe que el anciano planea acuchillarle en cuanto se incline, así que evita obedecerle. Nací príncipe y nunca he tenido postrarme. Desconozco cómo he de colocarme, ¿podrías mostrarme tú cómo hacerlo? El nigromante, impaciente, accede. No hay cosa más simple. Mírame bien. Sólo se trata de hacer agacharse y tocar la cabeza con la frente.

Y mientras el anciano está así inclinado Vikram desenvaina su espada y le corta de un tajo la cabeza.

A continuación, aprovecha su cadáver para realizar el ritual previsto. De manera intuitiva, es capaz de completar todos los pasos, de forma que los miles de espíritus del cementerio se materializan, alabándole por su valor. Incluso el mismísimo Shiva se presenta ante él.

photo credit: Prabhu B Doss via photopin cc

Tendrás gloria ilimitada, gran Vikramaditya, en este mundo y el próximo. Pero si tuvieras algún deseo, pídemelo ahora y te será dado.

El rey reflexionó brevemente. Sólo hay una cosa que deseo. Todas esos relatos, todas esas historias que el demonio me contó esta noche, quiero que sean conocidas por el hombre. Quiero que todos los humanos puedan beneficiarse de su sabiduría.

Que así sea, concede Shiva.

.

¡Y por eso ahora lo conoces tú!

.

.

.
*********
Después de todas estas entradas sobre Vikram y el Vetal, creo que tiene sentido que incluya un post con unas cuantas notas.

3 comentarios en “Vikramāditya y el Vetal – Final …o no

  1. Bueno, bueno…acabó el relato y he de decir que me ha gustado. Reflexionar, anticipar, buscar…
    Muy chulo. Espero que ahora pienses tu y consigas encontrar más cosas para seguir teniéndonos en vilo y activando nuestro intelecto. Yo, por lo menos, lo espero.
    :o)

La mejor sección del blog: ¡Los comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s