Tránsito

photo credit: <a href="http://www.flickr.com/photos/gotreadgo/235219583/">tread</a> via <a href="http://photopin.com">photopin</a> <a href="http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.0/">cc</a>

Verdes, azules.

Baile de manchas. Que se definen y concretan en la mirada del niño. Mirada serena ante el gesto atento de la madre. Mirada que identifica como propias unas manos sin aristas en el chapoteo del agua y la risa. Que corre luego a esconderse entre los árboles, esquivar rodillas, pasmarse ante las cristaleras del gimnasio indescifrable. Mientras gana en altura, la mirada aprende a reconocer trayectorias, anticipar la posición de la pelota y gobernarla. A veces, se sumerge. Se complace en los brillos caprichosos de burbujas en su inevitable ascenso, en el movimiento ingrávido de los cuerpos sin rostro, o el leve mecer de un cabello de anémonas. Verano tras verano, la mirada se enturbia en incesante competición contra lo no-presente, no-ahora, no-mirada. Atropella los platos con el bocado de aprisa o la cena laboral y, si acaso, reposa entre el crepitar de las brasas. Un día enfrenta otra mirada, indefinida y serena, que lo llevará de vuelta a recorrer, esta vez como huésped, el árbol y la máquina, la pelota y el agua hasta hacer suya la urgencia. El no-presente se va deslizando hacia el ayer. La mirada recorre las escaleras de salida. Inevitable ascenso. Y en la puerta, un recorte. Su nombre. Palabras escuetas en un folio con celos. Para otra mirada, la que entra, una mancha indefinida. Blanca

y negra.

La mejor sección del blog: ¡Los comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s