Maternolineal de la Culpa (1 de 2)

Estrictamente femenina es la línea que conecta a cada una de las hijas con sus -únicas o múltiples- madres. Una peculiaridad, si acaso: todas ellas, pese a hijas, son la primera mujer de su universo.

A la primera la conocí en la infancia.

Hembra única en su especie. Literalmente. Motivo por el que muchos pensaban que era afortunada ya que, sin competencia, nunca le faltaron pitufos que la cortejaran.

Para ella, sin embargo, no es tan fácil.

Si la vierais hoy, tanto después, quizá tendríais lástima de esta Pitufina en su casa del bosque, enfrentada a solas con su espejo y sus arrugas.

Aún recuerda sus orígenes, como regalo envenenado. Creación del malvado Gargamel, arma de guerra, pensada para sembrar la cizaña en una comunidad, hasta entonces, unida y hermanada. Pero peor aún: mal diseñada. Incapaz de hablar la lengua de los pitufos y fea. Nunca ha olvidado las burlas recibidas. Las críticas por no ser hermosaNo lo suficiente, al menos.

La alienación.

Desde http://nanuse.webcindario.com/pitufos.htm

Recuerda a Papá Pitufo, apiadándose de ella al encontrarla por su llanto en el bosque. Cómo usó su magia patriarcal para convertirla en pitufa verdadera. Y desde luego que mucho, mucho más hermosa -para ellos-. Las consecuencias, sin embargo, fueron efectivas para el plan de Gargamel. Es decir, devastadoras. Pitufina fue tan caprichosa como capricho. Dueña y esclava de sus deseos, aceptó el método fácil de satisfacerlos: ser también objeto de deseo. Incapaz de contener sus impulsos de seducción y manipulación terminó por reconocerse fuente de conflicto, de ruptura de la comunidad.

Todos eran más felices sin ella.

Se hizo a un lado. A vivir sola en su casita del bosque, donde se mantendría inocua. Iría al poblado únicamente de visita. Y, cuando la forzaron, declaró que quería ser esposa del único pitufo que la rechazaba. Si no pueden jugar todos, el balón se pincha solo.

Si la vierais hoy, tanto después, en su casa del bosque. Espejo, arrugas y un recuerdo del brillo de sus ojos.

Uno puede mirarlo hasta perderse, hasta hacerse pequeño. Diminuto. Hasta que llega al punto en que es posible sumergirse en el cauce de luz de su mirada. Bucear el haz. Atravesar el cristal y la plata. Alcanzar la imagen de su madre.

De este lado, el brillo pertenece a Pandora.

A esta segunda, la conocí de oídas. Porque muchos hablan de ella, pero pocos la conocen.

Como su hija, Pandora se sabe creación. Primera mujer, colmada de dones. Zeus ordena que sea moldeada en arcilla por Hefesto. De su belleza absoluta y sensual participaron Afrodita y Atenea. La adornaron las Gracias y las Horas. Y Hermes infundió en ella la mentira, la seducción y la inconsistencia de carácter. En nada, pues, dueña de sí misma.

Lawrence_Alma-Tadema_10.jpeg

Pandora, irónicamente “El Regalo“, más que arma era castigo. Para “que se convirtiera en daño de los hombres que se alimentan de pan“. Dicen que, desde que abrió su ánfora, “los mortales envejecen entre miserias” sin opción a la esperanza. De ella desciende la “estirpe” de las mujeres, “gran calamidad para los mortales“. Ya que quienes huyen del matrimonio alcanzan la vejez sin nadie que les cuide. Sin embargo, el mortal que despose, deberá vivir o bien con seres que “recogen en su vientre el esfuerzo ajeno” o, peor aún, “si es mujer desvergonzada” entonces “vivirá con la angustia en su pecho y su mal será incurable”.

Mero objeto en las guerras de otros, pero siempre maldita. Y la rabia con que vive esa condena irredimible la han convertido en una criatura huraña.

Lo que más le enerva. Lo que más le enferma, sin embargo, es que la acusen de retener a la esperanza. Que digan que  la conserva aún, a buen recaudo. Pero si allí dentro no quedaba nada. Nada. ¿Qué sentido tendría que los dioses mandaran ese don entre el resto de castigos? ¿Acaso existió nunca la esperanza?

Para ella no, al menos. Aunque todavía la busca.

(continua…)

Un comentario en “Maternolineal de la Culpa (1 de 2)

La mejor sección del blog: ¡Los comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s